TUBOS HINCADOS

En alianza con la empresa EUROHINCA, BOTTAI está fabricando por primera vez en Chile, una producción de tubos mediante la técnica del hincado, los cuales serán instalados en la nueva planta desaladora de Minera Los Pelambres.

Este proyecto consta de más de 300 tubos, cada uno de dos metros de diámetro, por tres metros de longitud y de un peso aprox. de 13.5 toneladas, los cuales serán introducidos en dos túneles subterráneos, con una ingeniería de vanguardia propia del sistema de instalación Hincado. 150 metros lineales de estos tubos se ubicarán bajo el lecho marino, permitiendo la aducción y descarga de agua para el proceso de desalinización.

El hincado de tuberías consiste en una perforación horizontal utilizando la misma tubería para perforar. Se utiliza para crear pasos debajo de infraestructuras sin alterar su normal funcionamiento. Es un procedimiento rápido y que supone un menor coste en comparación con otros métodos. Existe diferentes técnicas de hincado de tuberías en obras civiles.

Hinca neumática

A través de está técnica se procede a la instalación de tuberías sin necesidad de abrir una zanja. Para llevarla a cabo se debe empujar la tubería a través de los golpes de un martillo percutor que recibe el impulso neumático de un compresor. Gracias a ello, la tubería y el martillo van deslizándose simultáneamente bajo el terreno.

Hinca helicoidal

La técnica de hinca helicoidal tampoco requiere abrir zanja. Se realiza un mismo procedimiento en distintos tramos de la tubería. Una unidad de empuje se encarga de ejercer fuerza sobre la tubería, al mismo tiempo, una unidad de rotación hace que los ejes helicoidales giren. De esta forma la cabeza de la tubería va perforando el terreno y avanzando sobre una bancada. Esta maniobra se repite con cada tramo de tubería.

Hinca por procedimiento de escudo abierto

Esta técnica suele utilizarse para hinca de tubería de hormigón armado como las que Bottai fabrica. Se realiza gracias la excavación de terreno mediante un escudo de corte. Después, los cilindros de empuje se encargan de empujar la tubería y un cabrestante hidráulico saca al exterior el material excavado. Este proceso se repite con cada tramo de tubería.