En Agosto del 2020, Bottai S.A. en conjunto con la vicepresidencia de proyectos de  Codelco, diseñó y creó losetas prefabricadas de hormigón para Chuquicamata subterránea. Fueron 325 metros lineales Instalados en la carpeta de rodados de la mina, los que representan un ejemplo de las opciones que el hormigón prefabricado puede ofrecer en soluciones mineras.

DISEÑO

El proyecto se basa en losetas de diversas dimensiones construidas en el área de proyectos especiales de Bottai S.A.  Esta necesidad nace debido a la alta exigencia a la que se ven sometidas las vías internas de la mina, demandando frecuentes paralizaciones para la reparación de tramos.

La manera tradicional de realizar éste trabajo en obra en el irregular terreno es con aproximadamente 50 centímetros de cemento y posteriormente recubierto con hormigón de alta resistencia. Arreglar una de estas calles puede paralizar un trecho por semanas, sumado la espera de treinta días para que el hormigón fragüe, en condiciones que pueden ser muy variables, sobre todo considerando minería en altura.

Para dar una solución a este problema, el laboratorio de Bottai llegó a diseñar piezas prefabricadas que garantizan resistencia y durabilidad, al estar compuestas por dos mallas de acero dentro de un grueso macrobloque de hormigón.

Cuando hablamos de soluciones prefabricadas, hay que partir de la ventaja de que estamos trabajando con piezas de hormigón diseñadas y probadas específicamente para una función. Construidas en una área 100% controlada,  estas estructuras se arman prácticamente sin variables que puedan afectar su óptima calidad en serie.

INSTALACIÓN

En el caso de Chuquicamata subterránea, el uso de prefabricados en la carpeta de rodados permite transformar el proceso de construcción de una calle, en un montaje de macrobloques. Primero se necesita rellenar el terreno irregular con una gruesa capa de cemento para posteriormente  instalar unos niveladores. Sobre estos, se aplica una capa de grout adherente para finalmente con una grúa posicionar la loseta en su lugar.  Esto logra seguir manteniendo la vía con recambios de losetas, sin la espera requerida por la forma tradicional para que el hormigón fragüe.

Actualmente la carpeta prefabricada se encuentra en uso y se está evaluando ampliar el tramo. Junto con las ventajas de construir con elementos prearmados, este proyecto fue ejecutado con una logística y tecnología de vanguardia, que permitió ser la primera mina subterránea en sudamérica en tener macrobloques de hormigón prefabricado en su carpeta de rodados.